Un Gobierno que termina, prometió y no cumplió.

0
1400

La crisis humanitaria que vive el departamento del Chocó ha dejado conocer la verdadera cara del gobierno Duque, en materia de inversión social en regiones vulnerables como el departamento del Chocó.

La actual situación que atraviesa la capital chocoana en materia de seguridad, desempleo, falta de oportunidades y poca inversión por parte del estado colombiano,  dejo ya en claro que este gobierno le pago al departamento con una moneda de cuero y que a pocos meses de terminar su periodo la gran inversión que hablan, puede ser producto de su imaginación.

Centrándonos en la presunta inversión en la capital chocoana y ante la crisis que se presenta, regresa el gobierno con sus delegados a realizar balances de gestión e inversión con cifras estrambóticas y ejecución de proyectos y obras que jamás los Quibdoseños han visto, o almenos se han enterado de que se estan ejecutando.

Este lunes el Viceministro de Defensa, Jairo García Guerrero acompañado de la directora encargada del ICBF y de un funcionario del DPS, vinieron a hablar de inversión en Quibdó, pero lo que realmente hicieron, fue mencionar programas que se han desarrollado en todo el país y donde el Chocó y Quibdó se deben beneficiar.

Nunca llegan a hablar de un proyecto nuevo, de cuantos jóvenes van a captar para mejorar sus condiciones, de cuantas empresas se van a desarrollar con algún programa de inversión, menos se escucha de programas de impacto alternativo para la estimulación de la pequeña y mediana empresa.

En el Chocó, almenos en este gobierno o lo que queda de el, solo escucharemos que en lo social para atender esa necesidad fueron enviados dos pelotones de soldados y 180 policías.

Seguiremos escuchando las mentiras asistenciales y de acompañamiento a comunidades que les llena la boca al asegurar » por orden expresa de nuestro presidente, llegamos con las tropas al alto Tamaná, para garantizar la seguridad de sus habitantes». será que este no es un deber constitucional? o lo tenemos que ver como un favor del gobierno para con los pueblos del Chocó?.

La primera respuesta del gobierno, es la operatividad militar, pero hasta los alcaldes incluso el Gobernador se han preguntado ¿ Que pasa con la inversión social en el Departamento?, la respuesta es la misma, enviar funcionarios de poca monta al Chocó para que desplieguen su discurso de inversiones en donde ya ni sabemos que cifra creer, 1,7, 4.3. 2,1 billones de pesos que la verdad seria bueno nos explicaran donde se han invertido.

Con ese mismo discurso han enredado durante todos estos años a los miembros del Comité por la salvación y Dignidad del Chocó, a quienes a cada rato les bailan el indio, los traman con viajes a Bogotá, los llevan a cenar les llenan la barriga y los devuelven sin respuestas sobre las mesas temáticas de los puntos de acuerdo del paro cívico y pare de contar.

Hoy cuando la crisis hace metástasis, cuando se necesita de la mano amiga del Estado, lo único que recibe el departamento y su capital, es la misma dosis de «Tramadolcetina» una medicina que embolata la función cerebral y entorpece el raciocinio de quienes la ingieren.

La otra parte del discurso es llamar mentirosos a los clérigos o representantes de la iglesia Católica quienes en medio de su loable trabajo han arriesgado su vida para poder hacer respetar el territorio y la vida de los habitantes que se encuentran en condiciones de desplazamiento, confinamiento y vulneración de todos sus derechos, porque simplemente al Ministro Daniel Palacios Martínez, lo que dicen los obispos de Quibdó, apartado y Tado, es una blasfemia.

 Afortunadamente para la razón, el tiempo, el cual se ha encargado de mostrar, quien es el que esta mintiendo o negando la realidad de una región que no da espera.

En esta semana santa o semana de pasión de nuestro señor Jesucristo, vuelve el Ministro Palacios a la capital Chocoana, no sabemos que va a desmentir en esta ocasión o cual es el mensaje que trae del alto gobierno.

Mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro salvador Jesucristo, seguiremos soñando con los programas de inversión social, las grandes obras de desarrollo para nuestro Chocó, la posibilidad de que le aprueben al alcalde Martin Sanchez los recursos para implementar el programa «yubarta» de siete mil millones y del cual aseguraron que solo el gobierno tenia $ 400 millones para su ejecución.

Seguiremos escuchando el sermón de las siete palabras:

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen, cuando ellos nuestros gobernantes nacionales y locales saben con toda claridad lo que si han hecho y no es en beneficio de la población.

Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso. parte del discurso que nos han metido por años y que hoy por hoy estamos padeciendo un verdadero infierno por falta de todo.

Mujer, ahí tienes a tu hijo! [Luego dijo al discípulo] ¡Ahí tienes a tu madre. El llanto de cada una de nuestras mujeres que cada tiempo salen a gritar que no han parido hijos para la guerra y que solo son consoladas con el abrigo de amigos que al final se convierten en una sola familia.

Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has desamparado ? Es el clamor de un pueblo que por décadas se quedo en el atraso, esperando las migajas del estado y azotado por la furia de sus gobernantes que sin importar su suerte lo llevan al calvario agonizante.

Tengo sed. la sed de una nueva vida, de una esperanza para salir adelante, con el empuje de los jóvenes que se encuentran perdidos en otras actividades menos en el rescate de su tierra y sus derechos, sed, de unos gobernantes que no se hurten los recursos y que los inviertan en el bienestar de su pueblo, sed de una nación que mire con los mismo ojos a este departamento para que la brecha social se pueda cerrar.

Todo está cumplido. Esta es la realidad cuando el estado colombiano asegura que invirtió recursos, realizo obras  y desarrollo proyectos de inversión que supuestamente beneficiaron a la población y al final no se tienen más recursos para seguir atendiendo estas necesidades.

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Es la frase que cada mañana todos los chocoanos al levantarnos y al salir a nuestras actividades pronunciamos, porque no sabemos que viene en adelante, el futuro del chocó así como va es bastante oscuro y solo Dios sabrá que va a pasar.

Solo para que se mire con atención y se analice lo que nos han enviado, lo que presuntamente se ha invertido en Quibdó, entregamos este informe que maneja presidencia de la republica y que es con el cual siempre vienen con el cuento de las grande inversiones, en la tierra donde en una oportunidad un gran filosofo dijo » Meterle plata al Chocó, es como perfumar un bollo».

 

 
220407_Infografia_QUIBDO